Cocinando filete de tilapia con salsa de cebollín

Primeramente me disculpo por no recordar la receta original. La receta que expongo a continuación se trata de una adaptación de una receta mexicana que lamentablemente he perdido, pero aquí están los ingredientes que utilicé:

  • 2 filetes de tilapa
  • 1 rollo de cebollín
  • 1 rollo de culantro
  • 1 limón ácido
  • salsa de soya
  • consomé de pollo
  • sal
  • pimienta negra

El primer paso es hacer la salsa. Pica un rollo de cebollín fresco de modo que haya igual volumen de tallo y hojas. Es ideal que el cebollín que uses tenga un tallo largo y blanco. Esto hará que la salsa sea más aromática, y su textura crujiente en contraste con el pescado fascinará a tus invitados.

En un recipiente hondo, mezcla con cuidado el cebollín picado con jugo de limón, salsa de soya y una pizca de sal. Luego pica un poquito de culantro fresco. No lo piques muy finamente y asegúrate de que el culantro esté seco. Esto ayudará a que su sabor sea más fuerte. Añádelo con gentileza a la salsa.

Utiliza filetes con piel. Asegúrate de que sean filetes frescos, y lávalos con abundante agua. Colócalos en una tabla de picar y haz unos cortes poco profundos en la piel de los filetes. Esto ayudará que al freírlos se doren uniformemente y su interior quedará bien cocido. Rocía los filetes con un pizca de sal, pimienta negra, y consomé de pollo.

Procede a freír los filetes a fuego medio en muy poco aceite, comenzando con la piel. Vigila el color, asegurándote de que la mitad inferior del filete se haya tornado blanca y que su piel esté dorada antes de voltearlos.

Sirve los filetes apenas salgan de la sartén, cubriéndolos uniformemente con la salsa. A tus invitados les encantará probar la tilapia con una salsa crujiente y aromática.

Licencia Creative Commons
Esta obra de Allan Aguilar está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported.

Advertisements

Cocinando empanadas de queso

Ah, la comida sabe mejor con amigos. Especialmente cuando llega la hora de tomar café en la tarde.

El mismo amigo que me invitó a cocinar hamburguesas nos preparó empanadas de queso más tarde. Su receta era especial: utilizó una masa que ya estaba saborizada con especias, y añadió un poco de esas famosas sazones completas en polvo (contienen principalmente ajo, pero saben muy bien). Yo incluso a veces utilizo estas mismas sazones en la carne de res o el arroz.

Relacionado: «Cocinando hamburguesas y papas fritas» (2016-08-05)

Es muy ventajoso tener las herramientas apropiadas.

Mi amigo utilizó una freidora. Cuánto deseo tener una. La freidora es una mejor opción ante la sartén pues las empanadas se cocinarán equitativamente y con mayor celeridad. Solo hay que utilizar aceite fresco siempre.

Luego del café, continuamos el buen rato en una mesa de pool.

Licencia Creative Commons
Esta obra de Allan Aguilar está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported.

Cocinando hamburguesas y papas fritas

Actualización: «Cocinando empanadas de queso» (2016-09-02)

Un buen amigo al que también le gusta cocinar me invitó a su casa mostrarme su modo de preparar hamburguesas. Mi padre y otro amigo se unieron a la ocasión.

Ah, los albores de la corta y estimada vida de una hamburguesa.

Quizás pienses que esto sea lo más sencillo del mundo, pero si esto fuese cierto entonces todas las hamburguesas del mundo sabrían igual y serían deliciosas. Bien sabes que no es así.

Nada es lo mismo cuando tienes tu propia parrilla.

Además de las hamburguesas, también comimos papas fritas con un simple aditivo, sal, aunque en alguna otra ocasión me gustaría añadir albahaca en polvo.

No las comimos sin salsa. Esto es solo la muestra de cómo debe verse una torta bien cocida.

Mi amigo nos sirvió las hamburguesas de tal modo que nosotros mismos nos servimos la fresca lechuga y la salsa. En realidad este fue un buen servicio porque así pudimos, en cierta manera, preparar las hamburguesas a nuestro propio gusto.

La salsa secreta: mayonesa y mostaza mezcladas. Es más conveniente que cada comensal la añada a su gusto.

Con la llegada de la tarde también vino la hora del café, pero lo que comimos con el café lo diré en otro momento.

Licencia Creative Commons
Esta obra de Allan Aguilar está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 3.0 Unported.