Entrevisté al autor de La calidez de dos almas envenenadas

Relacionado: «La calidez de dos almas envenenadas» (2016-06-22)

Hace un par de meses publiqué mi opinión sobre La calidez de dos almas envenenadas, un poemario costarricense escrito por Paolo Pizarro. Recientemente tuve la oportunidad de conversar con él sobre su obra.

Allan Aguilar.― ¿Cuánto tiempo le tomó escribir La calidez de dos almas envenenadas?

Paolo Pizarro.― Tardó aproximadamente cuatro años porque, conforme fue agarrando forma, uno le va haciendo modificaciones, quitándole un poco por un lado, poniéndole por otro. También cambió mucho la estructura porque primero empezó como una novela y luego me di cuenta de que el argumento y la cantidad de personajes que tenía el proyecto inicialmente no da para la talla de una novela. No era tan complejo como una novela lo requiere. Entonces decidí agarrar todo el texto que tenía ya elaborado y lo fui modificando, lo fui descomponiendo en versos aparte que empezaron a tomar otro rumbo, por decirlo así, y decidí ir contando una historia por medio de versos individuales que al final conforman una trama no muy compleja pero que lleva una secuencia y, más que todo, el fin era contar un historia. El objetivo del libro se cumple y ya cuando pude completarlo todo y decidir que me sentía satisfecho con la obra fue cuando ya terminé de escribirlo. Entonces, desde que lo empecé hasta que se llegó a ese punto de satisfacción pudieron haber pasado unos cuatro años en ese lapso de quitar, poner, arreglar, corregir. Podría decir que fueron unos cuatro años aproximadamente.

A. A.― ¿El libro está inspirado en su propia vida?

P. P.― Sí. Empecé a escribirlo estando muy joven. No digo que esté viejo ahorita, pero tenía dieciséis años cuando empecé a escribirlo. Es un libro muy personal, muy íntimo. Obviamente, dentro de cada obra artística hay algo personal del autor, sea en un pintura, sea en una canción, un baile, algo muy personal del autor, del creador; y pues este libro sí es un libro muy íntimo sobre experiencias personales que tuve, emociones, y pues yo me esmeré mucho en escribir cada verso en el momento en que la emoción que sentía, o la sensación que tenía, estaba en su máximo apogeo para poder captar toda la esencia de esa emoción, llámese enojo, llámese tristeza, llámese enamoramiento, pasión; pues decidí capturar toda la esencia de esas emociones. Y, sí, el personaje principal es quien mayoritariamente hace las narraciones y expresa su propia experiencia y, por más que se intente añadir cierta fantasía o cosas que no son de la vida cotidiana, siempre queda muy marcado lo que es el aporte personal del autor, en este caso mi experiencia. Entonces sí diría que es un libro muy personal, y por experiencias que he tenido con varios lectores veo que es un libro con el que la gente se ha identificado mucho por las experiencias que se expresan en el libro, los sentimientos, que son sentimientos muy humanos y que muchas veces la gente quiere exteriorizarlo de alguna forma y no lo logra, entonces ese también era uno de los propósitos del libro: que la gente pudiera sentirse identificada.

A. A.― ¿Es el personaje Isabella una persona real?

P. P.― Sí se trata de alguien real, pero el nombre Isabella es una especie de pseudónimo de alguien que me ayudó a fomentar mi faceta como escritor, y que estuvo ahí para inspirarme y alentarme.

Me esmeré mucho en escribir cada verso en el momento en que la emoción que sentía, o la sensación que tenía, estaba en su máximo apogeo para poder captar toda la esencia de esa emoción.

A. A.― ¿Cuán difícil fue autopublicar su libro?

P. P.― Fue un proyecto que tuve que planearlo porque a nivel de diseño, de la diagramación, todo eso tiene un costo. Al no tener el respaldo de una editorial y pues por ser una persona totalmente desconocida es difícil darse a conocer por uno mismo. Entonces me dediqué, como un proyecto personal. Principalmente empezó como un proyecto de materializar el libro, que no fuera simplemente un borrador o que no fuera un simple machote que queda guardado en una computadora, sino que quise ya llevarlo al siguiente nivel que es tenerlo ya de forma física. Pues decidí por mi propia cuenta costear lo que era el diseño, la diagramación, las impresiones, y obviamente también registrar el libro y protegerlo para evitar plagios y cualquier otro tipo de situaciones que fueran a comprometer al proyecto en sí, porque también quería difundirlo entre amigos, conocidos o gente que simplemente quisiera conocer el libro y la obra en sí. Entonces decidí ya llevar a cabo todos los aspectos legales de la obra, y ya luego difundirla. Tuvo una buena aceptación por parte de la gente, más que todo amigos y conocidos que tenían curiosidad y que habían conocido un poco de mi trabajo. Se recibió muy bien. Luego, entre compañeros de trabajo tomó cierta popularidad. Hubo una muy buena aceptación. Eso me ha motivado a seguir con, digamos, la continuación del libro, y también con querer imprimir más copias para que más gente pueda tener acceso a la obra y difundirla un poco más. Todo siempre ha sido de forma de persona a persona, de cara a cara, y sin comercializarlo mucho, pues ese no ha sido el objetivo de la obra sino más bien dar a conocer el trabajo.

A. A.― ¿Podemos esperar a ver la continuación del proyecto en los próximos años?

P. P.― Sí, claro. Ya terminé la segunda parte del libro, la que es, en cierta forma, la continuación, que puede leerse como si fuera un libro aparte. No tiene una relación fuerte con el primero, pero ya por haberse leído el primero pues uno encuentra más sentido todo lo que se describe en el libro. De hecho el libro ya está listo. Todavía está encaminado lo que es el diseño del libro, de la portada, y todo lo que lleva el proceso de registrar el libro y protegerlo. Pero sí, claro, ya el libro está en el punto que digo que ya estoy satisfecho con la obra así que no la voy a modificar más, y pues esta vez sí me tomó menos tiempo por la experiencia que tuve con el primero, entonces ya uno sabe más o menos cómo desarrollarla.

Licencia Creative Commons
Esta obra de Allan Aguilar está bajo una Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional.

Imagen: T.Kiya, at rose garden in Flower festival commemorative park. 花フェスタ記念公園のバラ, CC BY-SA 2.0
Imagen: Elke Wetzig, Lokal-K-FFW-Workshop-7075, CC BY-SA 3.0

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s